Temoyo es el corazón de los acayuqueños

++ Fue inaugurado el sitio que encierra parte de la historia del municipio; el emblemático lugar por el cual luchó Germán Rodríguez Filigrana, es una realidad.

 

++ La inversión fue mayormente con recurso municipales y parte con aportaciones federales, aseguró la representante de la Sedatu

 

Acayucan.- Al inaugurar la tarde de ayer las instalaciones del parque “Temoyo” y la sala de exposición “Germán Rodríguez Feligrana”, el alcalde Marco Antonio Martínez Amador hizo mención que este recinto cultural que encierra una buena parte de la historia de Acayucan ha sido, es y seguirá siendo el corazón de los acayuqueños.

 

En compañía de la licenciada Rosa Valencia Zavala en representación del delegado federal de la Sedatu Pedro Yunes Choperena y del diputado Francisco Garrido Sánchez; el alcalde Martínez Amador agradeció a los asistentes al nuevo espacio que se convirtió ya en la capital local de la cultura.

 

“Hoy se hace realidad el sueño del ilustre Germán Rodríguez Filigrana, pues se concretó el rescate de este espacio con el cual soñó por muchos años, Temoyo es un espacio de la cultura, es un espacio en donde se encierran leyendas, pero también es el lugar que da identidad a esta tierra, gracias por esperar, fue una obra nada fácil por las condiciones del terreno, pero valió la pena todo esfuerzo hoy la entregamos a todos ustedes”, mencionó Martínez Amador.

 

Previo al festival cultural, se cortó el listón inaugural del parquee en donde también estuvieron presentes los ediles Lilia del Carmen Domínguez Marquez, así como Jaime Rodríguez Rentería y Joaquín Tapia Amador.

 

Posterior a esto se inauguró la sala dedicada a “Germán Rodríguez Filigrana” y ahí estuvieron presentes familiares, entre ellos su hija Eva Adriana Rodríguez, quien agradeció al alcalde y a ediles el considerar este espacio para dedicarlo a quien también luchó para que Temoyo se rescatara en diversas ocasiones.

 

La representante de la Sedatu la licenciada Valencia, destacó que esta obra ejercida con recursos en su mayoría municipal y con aportación del Gobierno de la República, es un lugar que debe de ser cuidado por los habitantes.

 

Por su parte el diputado Sánchez Garrido, destacó que la trayectoria del mandatario municipal se ha distinguido por ser una administración en donde se han ejercido y aplicado los recursos a favor de las obras de gran beneficio para los acayuqueños.

 

“No solo el agua de Temoyo que hace que uno regrese, también su gente, ustedes autoridades, felicidades por esta obra”, explicó Sánchez Garrido. Felicitó al alcalde porque esto es muestra de ese entusiasmo, de esas ganas de transformar al municipio.

 

Hoy Temoyo pasa a ser un lugar atractivo para los visitantes, un lugar que sin lugar a dudas se rodeará de colorido, de tradición y riqueza cultural, de entretenimiento y esparcimiento. Marco Martínez Amador, Presidente Municipal abrió pista cuando las notas del maestro de la música Julio Cruz, hizo sonar el danzón Acayucan. Temoyo abrió sus puertas a todos los acayuqueños.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Fernando Martínez (lunes, 06 marzo 2017 11:49)

    ¿Rescate de Temoyo? Temoyo no era un parque cercado, temoyo es el escenario de muchas leyendas, ¿donde está ese escenario? No se halla también la fuente que nos recuerde lo que fue este lugar y en cuyo derredor hubiera servido para ambientar eventos culturales, además que ahí podrían hacerse de agua como antaño los vecinos. Toda la parte sur era de Temoyo, y todo ahí fue vendido por el Ayunamiento hace décadas. En uno de esos ahora solares están los pocitos de Temoyo, que no se rescató. Ni éstos ni todo ese espacio. Entonces de qué rescate habla, se ufana y cacarea el presidente y los ediles.
    El presidente en sus declaraciones anunció y con ello se hizo mucha publicidad de que compró un terreno para rescatar los dichos antiguos pocitos, pero compró subiendo la loma de Temoyo donde no están esos pocitos, porque lo engañaron, esos lo sabemos bien los que vivimos por aquí. Ahora no dice ya nada de tal terreno y ni qué hará con él.