110 ANIVERSARIO DEL MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO DE ACAYUCAN

++ El general Hilario C. Salas encabezó la lucha en la plaza principal de la ciudad...

Acayucan.- En 1906 México vivia una de sus mas dificiles épocas, atrapado en el regimen dictatorial de Porfirio Díaz, quien permitía los latifundios, reprimia a los opositores a su regimen, movimientos de huelga y a la poblacion en general.

La persecucion política, militar y policiaca de Porfirio Díaz sobre los políticos liberales, llevó a estos a crear en los Estados Unidos la Junta Organizadora y el Partido Liberal Mexicano.

Mientras tanto se preparaba de manera clandestina un levantamiento en armas para quitar del poder a Díaz, siendo Hilario C. Salas y Candido Donato Padua los delegados de la Junta Organizadora en Veracruz y Tabasco los encargados de reunirse con las sociedades de obreros y comunidades indígenas de la región.

Tras el estallido de la huelga de Cananea el 1 de junio de 1906 y otros sucesos que se desarrollaron en esos dias, la revolución planeada por el Partido Liberal ya no era un movimiento clandestino, por lo cual las tropas del ejercito se dedicaron a desarticular los grupos liberales, sin embargo eso no era algo que pudiera detener a los rebeldes veracruzanos.

Hilario Salas organizó un grupo de 1000 hombres que se dividió en 3 para atacar las ciudades de Acayucan, Minatitlán y Puerto México, en Acayucan Hilario Salas se levantó en armas tomando exitosamente el Palacio Municipal; más no fue la misma suerte la de los grupos de Minatitlán y Puerto México, quienes fueron emboscados y detenidos por las tropas del gobierno.

Por su parte en Acayucan los rebeldes con armamento inferior combatieron durante cuatro dias más, hasta que fueron derrotados, quedando la mayoría muertos o heridos, los que quedaron vivos escaparon a la sierra de Soteapan, donde fueron asistidos por los indígenas y siguieron con la guerra de guerrillas hasta 1911.

Aquellos que no lograron huir fueron detenidos y trasladados a la prisión de San Juan de Ulúa, la suerte de los rebeldes capturados que eran indígenas, era la de ser mandados a Valle Nacional, donde eran tratados como esclavos por los hacendados dueños de esa zona tabacalera.

Fueron estos en 1906 los primeros destellos de una guerra larga y sangrienta que dividió y destrozó al país, por el objetivo de un México libre y una vida digna para sus ciudadanos. (DV).

 

Escribir comentario

Comentarios: 0